Paciente Informado


Entendiendo juntos que es la alergia

Definición

La alergia es una respuesta exagerada de nuestro organismo cuando entra en contacto con determinadas sustancias provenientes del exterior.

Las sustancias capaces de provocar una reacción alérgica se conocen como sustancias alergénicas o, simplemente, alergenos.

Información General

imagen de alergia Es en el sistema inmunitario, o sistema defensivo del organismo humano, en el que está encuadrada la alergia. Dicho sistema está constituido por un conjunto de células que encontramos tanto circulando por la sangre como formando parte de distintos órganos. Su misión es fundamental: reconocer la entrada en nuestro cuerpo de elementos extraños y organizar la defensa frente a ellos. Esto se conoce como respuesta inmunitaria. Gracias a ella nuestro sistema inmunitario reconoce las bacterias o virus, agentes ajenos a nuestro organismo, como causantes de la infección. Si no fuera así, cualquier infección de las que sufrimos a lo largo de nuestra vida (una gripe o un resfriado) podría tener consecuencias fatales al no encontrar resistencia a su progresión.


Como se ve, la respuesta inmunitaria es de gran importancia aunque, en ocasiones, es causa de serios problemas:

 

Los posibles alergenos son muy numerosos y pueden ponerse en contacto con nosotros a través de diversos medios:

 

Todos estamos expuestos a muchas de estas sustancias y, sin embargo, la mayoría de nosotros convivimos con ellas sin problemas: podemos comer cacahuetes y huevos, podemos ser tratados con penicilina si lo necesitamos... La reacción inmune que nuestro organismo produce frente a estas sustancias es de baja intensidad y no la percibimos.


Por el contrario, la persona alérgica a una sustancia desencadenará una respuesta exagerada cada vez que entre en contacto con ella. Para que tenga lugar esta reacción alérgica son suficientes cantidades ínfimas del alérgeno. En definitiva, la causa de una alergia no debe atribuirse a una sustancia en concreto, sino al individuo, que está predispuesto genéticamente a desarrollar una respuesta exagerada tras el contacto repetido con las materias potencialmente capaces de inducir a una reacción defensiva en el organismo.


Más del 15% de la población es alérgica a alguna sustancia. Afortunadamente la mayoría de las reacciones alérgicas tienen escasa importancia y no ocasionan grandes molestias. Sin embargo, en ocasiones pueden ser extraordinariamente graves y precisar de intervención médica urgente.


Puesto que el sistema inmunitario se encuentra ampliamente distribuido en nuestro organismo, no es de extrañar que las reacciones alérgicas sean capaces de desencadenar trastornos muy diversos, según el lugar donde se produzca la reacción:

Reacción alérgica TIPO I

El hombre puede presentar diversas clases de reacciones inmunitarias, pero aquí vamos a considerar únicamente una de ellas (implicada, por ejemplo, en la aparición de asma). Es la llamada reacción alérgica tipo I.


Las células que componen el sistema inmunitario (los macrófagos y los linfocitos T y B) al entrar en contacto con una sustancia extraña al organismo (alérgeno o antígeno) inician una serie de reacciones que culminan con la formación de unas moléculas llamadas inmunoglobulinas (Ig) o anticuerpos que se unen al alérgeno y, por diversos mecanismos, consiguen su destrucción y eliminación.


Estas inmunoglobulinas pueden ser de 5 tipos distintos: IgG, IgA, IgM, IgD, e IgE.


La IgE y, menos frecuentemente, la IgG tipo 4 son las implicadas en la reacción alérgica tipo I, característica del asma y de la mayor parte de procesos alérgicos. Las personas alérgicas a una sustancia (alérgeno) presentan en la superficie de los mastocitos (unas células de la sangre) múltiples moléculas de Ig E capaces de reconocer la presencia de dicha sustancia. Esta IgE se formó en anteriores contactos con el alergeno que provocaron la sensibilización frente al mismo. Es decir, se formaron las células con memoria (linfocitos B memoria) que, al entrar en contacto de nuevo con dicho alergeno, ordenarán la producción de grandes cantidades de IgE específica contra aquel alérgeno. Al efectuarse la unión de IgE con el alergeno (como si de una llave y su cerradura se tratara) se provocará la liberación por parte del mastocito de un gran número de sustancias (histamina, serotonina, bradiquinina...), conocidas como mediadores de la alergia pues son las que determinarán las manifestaciones de la reacción alérgica en los diferentes órganos. En el pulmón producen la inflamación de la mucosa de la pared bronquial y la contracción de las fibras musculares, dando lugar a la crisis asmática.


Para que todo esto ocurra es preciso que el alérgeno que entra en el árbol bronquial encuentre una parte de la IgE dirigida contra él (IgE específica). Es decir, cada alergeno únicamente encaja en su IgE y ésta únicamente se encuentra en suficiente número en las personas alérgicas a dicho alergeno.


Si una persona es alérgica al polen de olivo tendrá en su sangre y en la superficie de sus mastocitos moléculas de IgE anti-polen de olivo que no se encuentran en cantidad suficiente en el resto de la población que no es alérgica al mismo. Se sabe que cada mastocito puede llegar a tener engarzadas en su superficie unas 80.000 moléculas de IgE. Como los mastocitos están ampliamente distribuidos por el organismo podemos imaginar la gran cantidad de moléculas de IgE que llega a tener un individuo alérgico cuando está sensibilizado.

 

Principales grupos alérgicos

  • Los ácaros del polvo doméstico (Dermatophagoides pt.,
    Lepidoglyphus dt, etc.)
  • Pólenes (gramíneas, olivo, parietaria, abedul, etc.)
  • Epitelios, pelos, plumas y otros productos animales (gato, perro)
  • Hongos y sus esporas (mohos).
  • Polvos de granos y habas.

Constitución atópica (ó hábito alérgico)

Las personas cuyo sistema inmunitario, al entrar en contacto con sustancias ambientales, reacciona produciendo una cantidad desmesurada de IgE se convierten en alérgicas y se denominan personas atópicas. Es una característica determinada genéticamente, es decir heredada que, habitualmente, afecta a diversos miembros de una misma familia. Esta predisposición a la alergia se manifiesta normalmente frente a diversos alérgenos, siendo mucho más raros los casos de alergia únicamente a una sola sustancia.
Principales grupos alérgicos

Entendiendo juntos que es el asma


entendiendo juntos que es el asma
En los últimos años pocas entidades nosológicas han supuesto un problema de salud pública equiparable al del asma bronquial.


Según datos publicados recientemente por la OMS, se estima que a nivel mundial la enfermedad podría estar afectando a entre 100 y 150 millones de personas y ocasionar una mortalidad directa anual a 2 millones de personas.


El asma es una enfermedad crónica que afecta al aparato respiratorio. En ella se produce una inflamación de los conductos que llevan el aire a los pulmones debido a la irritación que producen ciertos estímulos como el polen, la contaminación, el humo, las emociones, la risa, el ejercicio, algunas medicinas, etc...


Esta inflamación hace que los conductos sean más sensibles y respondan con una contracción provocando un mayor estrechamiento. Este bloqueo al paso del aire, que puede ser más o menos importante dependiendo de la sensibilidad del individuo, de la intensidad del estímulo o de como se encuentre antes del "contacto", hace que la persona con asma tenga ahogo, tos, sensación de presión en el pecho y pitos al respirar.


Es importante que el asma esté bien controlada para intentar eliminar o reducir al máximo el número y la intensidad de las crisis. Los tratamientos disponibles hoy en día, generalmente permiten controlar de manera adecuada la enfermedad asmática.

Importante:

Recuerda que el asma es una enfermedad crónica de los pulmones que se asocia a inflamación de las vías respiratorias. "Crónico " significa que la enfermedad siempre está presente, aunque te sientas bien. Si algo irrita tus vías respiratorias, pueden producirse síntomas de sibilancias (silbidos), tos, dificultad respiratoria y sensación de presión en el pecho que te impiden respirar normalmente.

 

La incidencia del asma es bastante variable, es menos común en los adultos que en los niños. En este último grupo poblacional es mas frecuente su presentación en los varones. Dentro del grupo etario de los adultos jóvenes la incidencia es mayor en el sexo femenino y ya entre los ancianos la presentación se iguala entre ambos sexos.


Así en adultos y ancianos la enfermedad ha aumentado en su frecuencia de presentación asociada con diversos factores como la polución ambiental, el hábito de fumar y los alérgenos (sustancias que están en el medio ambiente y que inducen reacciones alérgicas) Por ej: Polen, Tabaco, Contaminantes, etc.

 

Funcionamiento normal de las vias respiratorias Funcionamiento con Inflamacion crónica Funcionamiento en una crisis de asma

Funcionamiento normal de las vias respiratorias

Funcionamiento normal de las vias respiratorias
Cuando respiras por la nariz o la boca, el aire atraviesa tu laringe, baja por la tráquea y entra en las vías respiratorias, que se llaman bronquios. El aire atraviesa luego vías respiratorias más pequeñas, llamadas bronquiolos. Las vías respiratorias ayudan a transportar el oxígeno hasta las células del organismo y a eliminar el dióxido de carbono que llega desde las células a los pulmones.

Funcionamiento con Inflamacion crónica

Funcionamiento con Inflamacion crónica
Si tienes asma, el interior de tus vías respiratorias suele estar rojo, hinchado y es sensible a algunas cosas que respiras con el aire, como el humo del tabaco, el polen y el polvo.

Funcionamiento en una crisis de asma

Funcionamiento en una crisis de asma
Durante una crisis de asma, los músculos que rodean las vías respiratorias se contraen y las vías se estrechan. Por eso te cuesta respirar si tienes una crisis de asma. Las vías respiratorias pueden hincharse todavía más, y taparse con un moco pegajoso. Al intentar respirar, puedes sentir una presión en el pecho y se oyen ruidos (sibilancias).

Entendiendo juntos que es la EPOC

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica

Es una de las enfermedades más comunes de los pulmones que causa dificultad para respirar. Hay dos formas principales de EPOC:

 


La mayoría de las personas con EPOC tienen una combinación de ambas afecciones.

Causas

La causa principal de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es el tabaquismo. Cuanto más fume la persona, mayor probabilidad tendrá de desarrollar EPOC, aunque algunas personas fuman por años y nunca padecen esta enfermedad.


En raras ocasiones, los no fumadores que carecen de una proteína llamada alfa-1 antitripsina pueden desarrollar enfisema.
Otros factores de riesgo para EPOC son:

 

Síntomas


Dado que los síntomas de EPOC se desarrollan lentamente, es posible que algunas personas no tengan conciencia de que están enfermas.

Pruebas y exámenes

El mejor examen para la EPOC es una prueba simple de la función pulmonar llamada espirometría que consiste en soplar con tanta fuerza como uno pueda dentro de una máquina pequeña que evalúa la capacidad pulmonar. El examen puede interpretarse inmediatamente y no implica ejercicio, muestras de sangre ni exposición a la radiación.


Usar un estetoscopio para auscultar los pulmones también puede servir, aunque algunas veces los pulmones suenan normalmente incluso cuando la EPOC está presente.


Las imágenes de los pulmones (como radiografías y tomografías computarizadas) pueden ser útiles, pero algunas veces parecen normales incluso cuando una persona tiene EPOC.


Algunas veces, es necesario hacer un examen de sangre (llamado “gasometría arterial”) para medir las cantidades de oxígeno y dióxido de carbono en la sangre.

Tratamiento

No hay ninguna cura para la EPOC. Sin embargo, hay muchas cosas que se pueden hacer para aliviar los síntomas e impedir que la enfermedad empeore.

Las personas con EPOC tienen que dejar de fumar. Ésta es la mejor manera de reducir el daño pulmonar.


Los medicamentos usados para tratar la EPOC abarcan:


En casos severos o durante reagudizaciones, es posible que sea necesario recibir esteroides por vía oral o a través de una vena (por vía intravenosa).


Se prescriben antibióticos durante la reagudización de los síntomas, debido a que las infecciones pueden hacer que la EPOC empeore.


La oxigenoterapia en el hogar se puede necesitar si una persona tiene un nivel bajo de oxígeno en la sangre. La rehabilitación pulmonar no cura la neumopatía, pero puede enseñarle a usted a respirar de una manera diferente de forma tal que pueda permanecer activo. Los programas de ejercicios tales como la rehabilitación pulmonar también son importantes para ayudar a mantener la fuerza muscular en las piernas, de manera que haya menos demanda sobre los pulmones al caminar. Estos programas también le enseñan a la gente a usar sus medicamentos de la manera más eficaz.


Las cosas que se pueden hacer para estar bien en el hogar abarcan:


Consuma una dieta saludable con pescado, carne de aves o carne magra de res, al igual que frutas y verduras. Si le resulta difícil evitar bajar de peso, hable con el médico o un nutricionista respecto a consumir alimentos con más calorías.


Los tratamientos quirúrgicos pueden abarcar:

Grupos de apoyo

Las personas pueden ayudar a disminuir el estrés que produce la enfermedad uniéndose a un grupo de apoyo, en el cual los miembros comparten problemas y experiencias en común.


Ver también: grupo de apoyo para la enfermedad pulmonar

Pronóstico

Esta afección es una enfermedad prolongada (crónica) que empeorará más rápidamente si uno sigue fumando.


Los pacientes con EPOC grave tendrán dificultad para respirar con la mayoría de las actividades y estarán hospitalizados con mayor frecuencia. Estos pacientes deben hablar con su médico respecto al uso de respiradores y cuidados paliativos terminales.

Posibles complicaciones

Cuándo contactar a un profesional médico

Acuda a la sala de urgencias o llame al número local de emergencias (como el 112 en España) si presenta un aumento rápido en la dificultad para respirar.

Prevención

El hecho de no fumar previene la mayoría de los casos de EPOC. Pregúntele al médico o profesional de la salud respecto a programas para dejar de fumar. También hay disponibilidad de medicamentos que ayudan a dejar el hábito del cigarrillo y los medicamentos son más efectivos si una persona está motivada para dejar de fumar.

Nombres alternativos

EPOC; Enfermedad pulmonar obstructiva crónica; Enfermedad obstructiva crónica de las vías respiratorias; Enfisema; Bronquitis crónica; Bronquitis de tipo crónico